Personaje

Teodoro Sacristán. Director de la Feria del Libro de Madrid

La verdad es que nunca en España se vio el libro tan mimado, tan exaltado. En todos los ojos y edades; el viejo, la muchacha y el niño recorrieron despacio las instalaciones, leyendo ávidamente catálogos, folletos; adquirieron no pocos volúmenes; escucharon atentamente las charlas del libro, esparcidas por los altavoces; leyeron las respetables sentencias colgadas de los árboles, como frutos de aquel otro árbol famoso de la ciencia. ¿Qué más puede pedirse?

Benjamín Jarnés. Feria del Libro

Teodoro Sacristán es el director de la Feria del Libro de Madrid, uno de los eventos culturales más importantes de la capital. De sus palabras se desprende que es una persona sosegada, reflexiva y muy segura de sí misma, algo que seguramente es necesario en su puesto de trabajo. Tras doce años capitaneando este barco y en el 75 Aniversario del evento, reflexionamos con él sobre la comercialización de la cultura y la importancia de entremezclarla con una concepción más socioeducativa. ¿Es posible…?

TECNIC_ Teodoro, entendemos que una de las funciones principales de una muestra o feria de libros es la comercial. El éxito se cuenta en asistentes y ventas, ¿qué papel tienen entonces las herramientas de marketing y la imagen en la dirección del evento?

TEODORO_ En todas las ediciones nuestra misión principal es vender libros. No nos engañemos. Esto es un mercado, y cuando más se venda, evidentemente más contenta, si me permites la expresión, estará toda aquella persona que está vinculada a este mundo; que no es un mundo fácil.

España es el cuarto país en edición editorial, en producción. Pero luego la realidad social es otra, todo aquel que esté trabajando alrededor del mundo de la cultura conoce que los índices de lectura no son tan buenos como deberían ser. Y el vender libros implica hacer esa “caja” del día a día, y por otra parte poner en las manos de todos los que visitan la Feria aquellos libros que, en muchos casos además son libros de fondo que las editoriales ofrecen a los visitantes. Esta es la verdadera novedad de la feria: que en ella están todas las novedades y por supuesto los libros que se han editado en un año y no están agotados. Por eso digo que nuestra principal misión es la de atraer público y que estos compren libros, luego hay contenidos culturales, evidentemente, pero con el afán de que hagan que el público que asista a ellos finalmente adquiera algún libro.

TECNIC_ Sin embargo en contraposición a esas estrategias comerciales y empresariales, aparece el concepto de marketing social, que no repercute necesariamente en beneficios económicos. ¿La Feria del Libro de Madrid pretende algún beneficio social?

TEODORO_ Nuestro principal objetivo social es el de potenciar la lectura, la Feria está dentro del Plan de Fomento a la Lectura que las administraciones públicas llevan a cabo. Pero sin entrar a valorar cuál es la incidencia de cada una de ellas, nosotros aportamos evidentemente nuestro grano de arena. En este sentido, nuestro ojito derecho es el Pabellón Infantil, lo cuidamos y mimamos dotándolo de mucho contenido. En él existe siempre una exposición – biblioteca, que sigue la temática anual de la Feria, pero este espacio es una biblioteca de uso, en el que asisten desde bebés con sus padres para que puedan empezar a toquetear y usar los libros, hasta adolescentes y jóvenes. Y por otro lado, de manera paralela, organizamos con centros de enseñanza lo que llamamos “Encuentros con Científicos”, estos encuentros pretenden que los alumnos lean un libro de un científico escogido para la ocasión, una vez leído, se trabaja en clase y por último asisten a una conferencia del autor, en la que no van como simples espectadores, sino como participantes de la misma en la que trabajan y debaten.

TECNIC_ Con este tipo de actividades, la Feria trabaja las cuestiones referentes a la promoción de la lectura, y usted ha señalado que en España se producen un número importante de libros. Pero somos también conscientes del bajo índice de lectura que arrojan algunas estadísticas. ¿Tiene en mente algún culpable de esta situación?

TEODORO_ Bajo mi larga experiencia en industria editorial, creo que es cuestión del ámbito educativo en sentido amplio. En las enseñanzas básicas o en la educación universitaria tenemos carencias a la hora de trabajar estas cuestiones. El mundo anglosajón es un buen ejemplo, ellos hace unos años trabajaban el fomento de la lectura en base a seminarios, entre las horas lectivas los seminarios eran muy importantes, y estaban acompañados de la potenciación del uso de la biblioteca.

Recuerdo que el primer año que estuve de director de la Feria, la inauguración fue a cargo de Víctor García de la Concha, director de la Academia de la Lengua, y él comentaba que en el mundo anglosajón cuando el arquitecto diseñaba una institución educativa, partía de la biblioteca como eje central de la construcción, casi obligadamente tenían que pasar por la biblioteca para acceder al edificio. Esto aquí no pasa, pero sí que es verdad que los centros de enseñanza están realizando grandes esfuerzos a través del Ministerio y el resto de administraciones autonómicas en este sentido, pero la biblioteca escolar se tiene que reforzar. Creo que este es el camino.

TECNIC_ Si nos permites contaremos una pequeña anécdota, hace unos días nos mostraron una fotografía de Colombia en la que aparecían puestos de material pirata, y entre los CD y DVD también tenía espacio para libros piratas, ¿asusta esto en España?

TEODORO_ Está claro que el nivel de piratería en esos países es impresionante, pero no es el caso de España, aquí tenemos el problema de la reproducción fotocopiada, pero no existe el “top manta” de libros.

TECNIC_ Hablemos de gestión sociocultural y desarrollo comunitario, ¿cómo colabora la Feria con otros colectivos o entidades relacionadas con la industria editorial?

TEODORO_ La Feria está organizada por la propia Asociación de Libreros de Madrid, colaborando también el Gremio de Editores y Distribuidores. Pero muchos colectivos quieren estar presentes en la Feria ya que gracias a su éxito en público sirve como altavoz para cualquier iniciativa. Oficialmente algunas organizaciones nos solicitan utilizar el espacio de la Feria para la organización de actividades relacionadas, ONG’s o asociaciones juveniles participan en enriquecer la Feria con sus acciones y actividades.

TECNIC_ Ahora, Teodoro, las ciudades compiten entre sí a la hora de ser referentes para el ciudadano o incluso para el turista, y también lo hacen los eventos culturales. ¿Qué ventaja ofrece la Feria de Madrid frente a otra organizadas a los largo del estado español?

TEODORO_ La Feria de Madrid es seguramente la impulsora del resto de ferias. Hace veinticinco años era la Feria Nacional del Libro y cada edición se organizaba en una ciudad distinta, promoviendo la aparición de ferias en otras ciudades. Existen casos en que la organización funciona muy bien y tienen éxito en público, pero hay que dejar algo claro, si las ferias no están organizadas por los gremios finalmente van a tener problemas. Nuestra Feria no es institucional, no está arropada por la Administración Pública, existe colaboración, sobretodo en cesión de espacios. Es verdad que en Madrid tenemos una fuerte industria y es por ello que resulta exitosa. Hay otros ejemplos también de éxito, por ejemplo San Jordi en Barcelona que tiene un mérito impresionante, ya que se juegan la feria en un solo día. La consolidación ha sido menor, aunque debemos reconocer que es una feria importante.

TECNIC_ En este aniversario tan espacial, el setenta y cinco, ¿qué novedades, que diferenciación va a encontrar el público?

TEODORO_ Cada edición es diferente, y esta año va estar dedicada a Latinoamérica, y esto es un punto de inflexión importante, ya que son muchos países y muy emergentes, y con una alta carga de producción editorial y cultural. Esto ya marca una feria.

Y luego, lógicamente, en un país en el que cada año se editan sesenta y ocho mil libros, pues ahí está la novedad, uno da un paseo por la Feria del Libro de Madrid y se encuentra con todo lo que no ha podido ver durante el año.

TECNIC_ El director de la Feria del Libro de Madrid puede aconsejar a nuestros lectores una única obra, ¿una recomendación?

TEODORO_ Si, puedo recomendaros uno, que nunca hubiera esperado que tuviera tal nivel de ventas, que es Vida y Destino de Vasili Grossman. Es un libro que me ha impactado, es un libro que ya conocía pero en su anterior edición faltaban ciento cincuenta páginas. Es un libro que hay que leer, y no se deben asustar por su tamaño, se lee realmente bien.

TECNIC_ Y si en vez de un libro es una letra, ¿cuál es la letra del abecedario que más le gusta Teodoro?

TEODORO_ La verdad es que no tengo ninguna preferida, posiblemente la T, por mi nombre y también por el dibujo. Soy algo aficionado a la tipografía e intento seguir la evolución de este arte, me gusta visitar imprentas y nosotros cuidamos mucho lo que es la imagen visual de la Feria a través de las letras encargando los carteles a ilustradores y tipógrafos que entremezclan esas dos habilidades.

Gracias Teodoro.

Gracias a vosotros.

No existen artículos en estos momentos en Personaje